Camino de Canossa

A Antonio Basagoiti no le tiembla el pulso. Lo tiene muy claro: es él el que pone y quita al Lehendakari. Y si Patxi López quiere ser el Lehendakari, tiene que pagar un precio. Parece que regresamos al Medievo cuando era el Papa quien ponía y quitaba al emperador. Cuando el emperador Enrique IV quiso contar con la bendición del Papa Gregorio VII para reinar tuvo que permanecer tres días y tres noches, arrodillado, a las puertas del castillo de Canossa, nevando, vestido como un monje, con una túnica de lana y descalzo para poder conseguirlo. ¿Qué humillación va a tener que soportar Patxi López para ser Lehendakari? ¿Cual va a ser el precio político a pagar? Esta legislatura promete ser caótica como el camarote de los hermanos Marx. Si no fuese por la crisis, sería divertido ver cuánto dura esta “extraña pareja”, pero me imagino que a los parados no le hará tanta gracia. Lo digo porque, en lugar de preocuparse por sacarnos de la mala situación económica, parece ser que las prioridades del PP son hacer una purga en EITB, reformar el tema de los modelos lingüísticos en educación o reformar la Ertzaintza. Eso sin contar la Presidencia de la Cámara o la Diputación alavesa. Tendremos que seguir esperando para conocer las respuestas. Aún, todo es posible hasta la investidura.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in España, Euskadi/País Vasco/Euskalherria and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *