La Europa que queremos la construiremos los ciudadanos

Estamos ya inmersos en la campaña electoral para la europeas del día 7. ¿Otra vez elecciones? Pues sí, ahora nos toca elegir a nuestros representantes en el Parlamento Europeo. Pero la ciudadanía aún percibe estos comicios como algo lejano, casi ajeno, unas elecciones de segunda división. Y los partidos políticos no hacen gran cosa por desterrar esa percepción. Los grandes partidos estatales las toman como una especie de primarias y a nivel autonómico la gente se despista con las extrañas coaliciones entre partidos nacionalistas y regionalistas, víctimas de la circunscripción única. La consecuencia es que el voto con sentido europeo escasea.

Esto no deja de ser, en cierta manera, descorazonador para los que percibimos la construcción europea como la mejor de las opciones posibles para acabar con los caducos estados-nación, instituciones surgidas tras la Revolución Francesa y que creo que ya han cumplido su ciclo vital. Pero es evidente que este federalismo europeo no se va a construir con unas instituciones en la que los poderes legislativo y judicial estén supeditados al ejecutivo, o lo que es lo mismo, a los ejecutivos de los estados miembros, cuyo primer objetivo es perpetuarse en su estatus.

Aquí es donde cobra importancia nuestro voto. La constitución de un parlamento fuerte y comprometido con la construcción europea, que permita nuevas formas de participación ciudadana, que sea algo más que un “cementerio de elefantes” de viejas glorias de la política nacional, es el primer paso para conseguir una Europa fuerte, no solamente en el ámbito económico, sino en también en ámbitos sociales. Las directivas que emanan del Parlamento europeo se trasponen a la legislación de los diferentes estados y, por tanto nos afectan a todos en nuestra vida cotidiana. Las líneas maestras de las políticas relativas a educación, sanidad, igualdad y muchas más se deciden hoy en día en Estrasburgo.

Debemos ser conscientes de que la unidad de los europeos no es una mera estrategia económica y comercial en el actual mundo globalizado. Es una necesidad y yo diría que imperiosa. Pero si queremos que esta unidad se produzca desde y hacia los ciudadanos debemos contar con un Parlamento Europeo decidido, progresista y con espíritu innovador, un parlamento que promueva políticas sociales justas, que promueva el entendimiento y no la división, que garantice unos derechos básicos a todos los ciudadanos europeos, independientemente del país miembro en el que vivan. Por todas estas razones lo tengo muy claro: estas son las elecciones más importantes en las que podemos y debemos participar.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Europa and tagged , , . Bookmark the permalink.

7 Responses to La Europa que queremos la construiremos los ciudadanos

  1. M@k, el Buscaimposibles says:

    Muchas gracias por participar con este post en el festival de blogs de Politika 2.0. Me ha gustado. Pienso como tú que aún se percibe Europa como algo demasiado lejano, pero al menos en internet se va cobrando cada vez mayor conciencia de lo que supone Europa para todos.

  2. nynaevealmeara says:

    Amen, hermano 😀

  3. Carmen says:

    Tienes toda la razón. Creo que son una elecciones muy importantes y es el momento para defender una Europa moderna, avanzada y progresista. Las encuestas hablan de una “derechización” importante. Ojalá se confundan.
    Si, hay que ir a votar por supuesto.
    Un beso

  4. faidit says:

    ¿Todos de acuerdo? Asi no hay quien polemice XD

  5. Paul says:

    Aquí vengo yo a polemizar. Estoy de acuerdo en que son unas elecciones muy importante. Yo también iré a votar aunque no tenga muy claro para que servirá. En mi opinión, el principal problema es que el Parlamento no elige a la Comisión Europea y que no tiene competencias en algunas de las principales cuestiones, donde los Estados siguen teniendo el timón. Entre la Comisión y los Estados, que también ejercen, de una manera u otra, funciones legislativas a nivel europeo queda el Parlamento un poco desnaturalizado. Muchas de las cosas que aprueban son más resoluciones que verdaderas leyes. En fin, es lo que hay y es importante, aunque insuficiente para construir una verdadera unidad europea.

  6. faidit says:

    Pues es a lo que me refiero cuando digo: “pero es evidente que este federalismo europeo no se va a construir con unas instituciones en la que los poderes legislativo y judicial estén supeditados al ejecutivo, o lo que es lo mismo, a los ejecutivos de los estados miembros, cuyo primer objetivo es perpetuarse en su estatus”.
    La cuestión es como ir rebajando el poder de los estados miembros en beneficio del parlamento: Eso es algo que tiene que surgir de la propia sociedad europea, una sociedad implicada con una unión europea real.

  7. M@k, el Buscaimposibles says:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *