Y a partir de mañana, ¿qué hacemos?

La huelga que hoy se ha materializado en Euskadi ha tenido los resultados previstos: más bien escasos. Y no me refiero al mayor o menor seguimiento por parte de la ciudadanía de este o aquel territorio. Esos son datos que otros se encargaran de interpretar. Me refiero a que la incidencia de una herramienta como la huelga general para forzar que Administración y empresas se decanten hacia políticas más justas con los que estamos pagando la crisis ha sido nula.
Una convocatoria de huelga general que deja fuera a una muy significativa parte de la representación sindical, y que además, se circunscribe a una pequeñísima parte de Europa dista mucho de poder siquiera llamarse “general”. Los causantes de la crisis, los que les han permitido causarla y los que se benefician de ella seguirán mañana con la misma sonrisa que lucían ayer.
Espero que el berrinche nacionalista por la “toma” de la Lehendakaritza por parte del PSE se vaya difuminando a partir de hoy. Y lo espero porqué estamos sufriendo una situación muy delicada y para salir de ella vamos a tener que arrimar todos el hombro. Si los datos económicos siguen en este ritmo catastrofista se acabará fracturando la sociedad y entraremos en una dinámica de conflictividad de difícil solución. Es hora de que se llegue a acuerdos mínimos para paliar lo poco que se puede paliar desde aquí. Y para ello, lo básico es sentarse y hablar, algo que algunos ya han renunciado a hacer.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Euskadi/País Vasco/Euskalherria and tagged , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to Y a partir de mañana, ¿qué hacemos?

  1. Nynaeve says:

    Ya sé que me repito, pero la sombra de la dictadura es alargada. Igual que no tenemos tradición democrática, pareciera que tampoco la tenemos reivindicativa y eso que en Euskadi, creo que es dónde menos dormidos estáis.

    Pero si te fijas, el “fantasma” de las huelgas generales que ha habido en España, han sido más bien irrisorias y creo que para lo único que han servido es para que los distintos gobiernos, le hayan puesto la zanahoria a los sindicatos y poco más.

    Sinceramente, yo en eso, envidio a Francia. Da igual de qué partido seas, da igual a quien votes, si te queiren meter un contrato basura, se movilizan.

    Aquí primero parece que nos tienen que sacar las muelas del juicio y sin anestesia, decimos un pequeño ay, nos dan una aspirina y pensamos que lo que nos proponen es acabar con el martillo que nos ocasiona el dolor de cabeza…

  2. faidit says:

    Es cierto que en Francia existe una cultura de movilización ciudadana que aqui resulta ciencia ficción, pero cuando la crisis acecha también nos hechamos a la calle: mira los obreros del metal, la que han liado hoy mismo en Vigo. Si se hacen movilizaciones con fundamento, con amplio apoyo social se consiguen cosas sin tener que recurrir a la violencia.

  3. Carmen says:

    Cuando menos choca la convocartoria de una huelga general sin la participación de toda la representación sindical. Le quita fuerza y en definitiva eso no favorece la defensa de los intereses de los trabajadores. No se por tanto cuál es la explicación de la huelga que ha habido. No la se.
    Un beso

  4. Javi de Ríos says:

    ¿Envidia de la sociedad francesa? ¿La única que existe más hipocrita que la española? De derechas cuando ven la retencion de la nomina y a la hora de votar, y de izquierdas para hacer una buena huelga y pedir aumento de sueldo?

    No confundamos lo que parece con lo que es. A mi me da envidia la sociedad sueca qe quieres que te diga. No son de extrema izquierda como aqui de boquilla, son socialdemocratas, pero no se pasan a ser de derechas en mayo y junio mientras dura la campaña del IRPF como los españolitos y los franceses (e incluyo a los vascos en el lote).

    Es España hay poca calle, pero cuando hay, muy ciscunscrita a sectores que desapareceran o evolucionaran, como el metal o los astilleros es violenbta en exceso.

  5. faidit says:

    Javi, será que aqui somos de sangre caliente jeje. Creo que tampoco se puede generalizar ni caer en tòpicos, ya que no existe ninguna sociedad homogenea al 100%.Yo también me quedo con el modelo sueco, pero con políticos y gestores suecos. Yo solamente me refería a la implicación de la sociedad a pesar de las contradicciones: aqui soalmente nos implicamos cuando tenemos el agua al cuello y ejemplos sobran: camioneros, autónomos, etc.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *