Balance de las elecciones europeas


Una vez conocidos los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo las principales conclusiones a las que llegamos son: el escaso interés que las instituciones europeas suscitan en la ciudadanía y la predilección de la misma de apostar por opciones conservadoras a la hora de emitir su voto.
La participación en estas elecciones tan relevantes para el bienestar de los ciudadanos europeos ha supuesto solamente el 43,39% del electorado. En España, el índice de participación ha sido del 46%. En plena recesión, el hecho de que a más de la mitad del electorado no le interese en absoluto quién va a legislar en materias sensibles, como trabajo o inmigración, es descorazonador. Así es imposible una construcción europea real. Preferimos olvidar la gran lección de la II Guerra Mundial y que no es otra que Europa debe permanecer unida y en paz. Preferimos, en definitiva seguir mirándonos el ombligo, perdiéndonos en disputas nacionales, autonómicas y regionales en lugar de mirar hacia arriba, despreciando la oportunidad que tenemos de disfrutar de un gran espacio democrático, garante de derechos y en paz, con una economía fuerte que nos permita disfrutar de niveles de vida envidiables por otros grandes bloques como China o EEUU, cuyos sistemas se basan en obviar los derechos humanos y el bienestar social.
En cuanto a la derechización del voto europeo, cabe decir que se ha apostado por los modelos que ya han fracasado. Se ha votado a Merkel, a Sarkozy o a Berlusconi. Se ha votado por Durao Barroso. Los que defienden a los que han provocado la crisis van a tener una segunda oportunidad y su receta es más de lo mismo: intentar resucitar la economía moribunda sin aplicar medidas demasiado drásticas. Creo que es una estrategia abocada al fracaso, ya que esta crisis requiere nuevas formulas, nuevos medios y soluciones innovadoras. El repetir esquemas del pasado no puede sino redundar en un agravamiento de la situación económica y una pérdida de poder específico en la economía global.
Por último, cabe destacar el incremento del voto tanto hacia le extrema derecha como hacia la extrema izquierda. Esta bipolarización nos debe llevar a una seria reflexión. Parece que estamos destinados a repetir una historia, no tan lejana, en que la frustración de las clases medias dio lugar a gobiernos totalitarios basados en el odio racial. Las consecuencias para nuestra Europa no pudieron ser más dramáticas. Espero que los que nos van a gobernar tengan presentes las lecciones que nos ha dado la Historia y eviten que está se repita.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Europa and tagged , , . Bookmark the permalink.

6 Responses to Balance de las elecciones europeas

  1. Anonymous says:

    Bibi, vive y deja vivir!!!
    Viva la mujer que no te interrumpió voluntariamente tu vida durante su embarazo!!!
    Viva la madre que te concibió!!!
    Subhumano
    En 1930, Alfred Rosenberg en Der Mythus des 20. Jahrhunderts utilizar el término Untermensh (subhumano) para referirse a aquellos que, supuestamente, se hallaban por debajo de lo humano. El término hizo fortuna y en 1933, una publicación de la SS titulada precisamente El subhumano cargó contra los judíos indicando que pertenecían a esa categoría. En 1942, la Oficina principal de la raza del III Reich distribuyó un panfleto titulado Der Untermensch (El subhumano).

    El texto tuvo una tirada de 3.860.995 ejemplares en alemán y además se tradujo a otras catorce lenguas europeas más. En la obra se señalaba que “el subhumano, que biológicamente aparenta ser una creación de la naturaleza similar con manos, pies y una especie de cerebro, con ojos y una boca, es, sin embargo, una criatura completamente diferente”. A esas alturas, el método nacional-socialista resultaba obvio. Para emprender con éxito la gigantesca tarea de exterminar a millones de seres humanos, antes había que desproveerlos de su condición de tales. Apelando a la ciencia – una ciencia risible, dicho sea de paso, judíos, enfermos mentales, personas con dolencias irreversibles fueron clasificados como algo vivo, pero no humano. Una vez colocados en ese grupo, la tarea del exterminio masivo podía llevarse a cabo con total tranquilidad. Y, efectivamente, así fue. Comento todo esto no por el gusto de desplegar ante el lector algunos datos poco conocidos de la Historia del nacional-socialismo alemán, sino para indicar que estaba prácticamente convencido de que el concepto de subhumano había quedado confinado a las páginas más siniestras de la Historia hasta que esta semana tuve ocasión de escuchar a la ministra Aído afirmando que un feto era un ser vivo, pero no un ser humano como había dejado de manifiesto la ciencia. Si en vez de escuchar semejante dislate con acento andaluz lo hubiera oído en alemán, les doy mi palabra de honor de que hubiera puesto mi mano en el fuego porque acababa de pronunciarlas un convencido miembro del partido nacional-socialista obrero alemán (NSDAP). Si la ignorancia es una eximente – y resulta más que dudoso – quizá la ministra sea inocente, pero esa circunstancia no se puede aplicar a Ángel Gabilondo, el ministro de educación. Cualquier persona decente habría respondido que las palabras de la ministra son, como mínimo, una majadería. Pero, interrogado sobre ellas, el señor Gabilondo prefirió escudarse en la frivolidad para no descalificar a su más que objetable compañera de gabinete. Para ser sinceros, no sé cuál de las conductas me parece peor, si la de una ignorante que priva a seres inocentes de su carácter humano para legitimar que se los extermine en masa sin el menor escrúpulo de conciencia o la del profesor universitario que, encaramado a una poltrona ministerial, se inhibe con una gracieta de denunciar semejante barbaridad. En el III Reich, hubo idealistas, no pocas veces semianalfabetos, dispuestos a ejecutar cualquier orden que procediera de su Führer como una señal de progreso, pero tampoco faltaron sujetos con más instrucción, ascendidos a cátedras o ministerios, que se limitaron a mirar hacia otro lado al ver cómo se expulsaba a los judíos de sus trabajos y se preparaba a la población para el baño de sangre. Se puede discutir quién tuvo más culpa del genocidio, pero sus bases quedaron asentadas cuando alguien afirmó que algunos seres humanos eran subhumanos.

  2. Carmen says:

    Hoy estoy triste, desconcertada y alucinando todo el rato. Estoy contigo: los que nos han llevado a la crisis financiera y económica más grave desde tiempos inmemoriales, esos mismos han sido premiados por los ciudadanos europeos votantes de la derecha, en una proporción altísima. Los que no hemos votado a partidos de izquierdas con poco éxito y más del 57% se han quedado en casa. Sin darse cuenta que sus temas más cercanos los decide el paralmento europeo: el número de horas laborables, la edad de jubilación, la política agraria… bueno para que siguer si les importa nada…. eso si luego todos esos abstencionistas protestan…
    Me subo por las paredes. Estoy muy triste la verdad

  3. Carmen says:

    He querido decir que "los que si hemos votado a partidos de izquierdas" hemos tenido poco éxito. He visto que parecía lo contrario….puf! solo faltaba

  4. faidit says:

    Muy edificante Sr. Anónimo. Solamente dos consideraciones:
    1- Al no ser éste el tema que se trata en el post deduzco que es usted un "troll" y por ello merece mi mayor desprecio. En este blog se puede expresar cualquier opinión libremente, pero el anonimato y el copypaste le descalifican en un debate serio.
    2- En cuanto a comparar a los que defendemos el aborto libre con los desmanes nazis, creo que estamos confundiendo la ciencia real con la pseudociencia que practicaba el Dr. Mengele. Me gustaría que los que opinan como usted defendieran con tanto ahínco a esos niños ya nacidos y que van a morir de hambre porque han nacido en el seno de una sociedad injusta como la que defienden ustedes.
    Gracias por visitar mi blog Sr. Anónimo, y le animo a seguir haciendolo. Verá usted como encontrará ideas de provecho.

  5. faidit says:

    Jaja Carmen, ya me lo imaginaba. Tranquila, que hoy los que somos progresistas estamos todos con la depre. Pero ya vendrán mejores tiempos y que no se diga que nos hemos quedado con los brazos cruzados hasta entonces. Tenemos que mantener la llama encendida.
    Un beso

  6. Ilegorri says:

    Los que van a gobernar, en fín, los que ya están gobernando tienen clara la lección que les da la historia. Mantener el sistema capitalista a cualquier precio, porque a unos pocos les ha ido bien con este sistema. Así que, esos pocos que controlan se agarran a la máxima, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *