Más fútbol, más nacionalismo y más demagogia

Himnoespaña

Hemos entrado de lleno en esa época prenavideña en la que nuestras ciudades se llenan de luces y nuestro televisor de anuncios de perfumes, juguetes y demás parafernalia consumista. Y como en años anteriores, vuelve el debate sobre las selecciones nacionales de fútbol. Ayer el Parlamento Vasco solicitó a la Federación Española de Fútbol que “la roja” dispute algún partido en Euskadi y que la Vuelta ciclista a España pase por nuestras carreteras.
Nacionalismo, deporte y demagogia vuelven a casa por Navidad. Ya hemos podido escuchar en la radio las exaltadas opiniones de quien solamente se considera representado por la selección de Euskadi (o Euskalherria, o como quieran llamarlo, a gusto del consumidor). Porque el tema tiene miga: el tradicional partido navideño de “la verde” (así todos contentos) está en el aire debido precisamente al debate que se suscitó el pasado año acerca de su denominación oficial.
En ambos casos, la demagogia es más que evidente. En este tema, parece que nadie quiere ver la realidad: las selecciones nacionales, tanto las rojas como las verdes están supeditadas a lo que decidan los clubes. Para que la selección española juegue en un campo vasco, tiene que ser el club titular de dicho campo el que lo solicite a la Federación española correspondiente. Esta es una labor que, en ningún caso, es tarea del Parlamento Vasco, que mejor haría en centrarse en los problemas reales de la sociedad, los que realmente necesitan un impulso desde el legislativo.
En cuanto a la oficialidad de “la verde”, está claro que no existe ninguna voluntad desde instancias futbolísticas estatales en otorgarle dicho estatus. Pero lo que no se dice es que una selección nacional implica disputar una liga propia, como sucede en Gran Bretaña. Existen selecciones en Escocia, Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra, porque existen esas cuatro ligas distintas. Pero, ¿estarían dispuestos los clubes vascos a jugar una liga propia?¿Abandonarían la tan cacareada “Liga de las estrellas”?¿Alguien se lo ha consultado seriamente? Que va, es más fácil usar este tema como agravio comparativo que intentar solucionarlo realmente.
En cuanto al tema de la Vuelta ciclista a España, creo que la decisión será más fácil, ya que lo organiza una empresa privada y con animo de lucro. ¿Van a apostar por una etapa en Euskadi cuando es prácticamente seguro que habrá quien intente boicotearla?¿o se va a disputar en carreteras tomadas por las fuerzas de seguridad? No creo que Unipublic apueste por una carrera así, por mucho que se lo pida el Parlamento Vasco.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in España, Euskadi/País Vasco/Euskalherria. Bookmark the permalink.

9 Responses to Más fútbol, más nacionalismo y más demagogia

  1. faidit says:

    Lee y comenta: Más fútbol, más nacionalismo y más demagogia http://bit.ly/1W7j78

    This comment was originally posted on Twitter

  2. Sobre el fútbol: buen análisis. ¿Anoeta no es público?¿No lo iba a ser San Mamés Barria?

    Sobre el ciclismo: seguridad pública, pero beneficios privados, ya que el peligro es el terrorismo. No veo que Unipublic tenga problemas para traer la Vuelta a un lugar con tan buena afición al cicismo como el País Vasco. Y me parece insultante para todos caer en el chantaje de los violentos: ¿como existen violentos no hacemos esto, ni lo otro ni lo de más allá?Con eso ya tienen la mitad de su batalla ganada.

    En general: tu argumentación favorece una paradoja: que todo es por nacionalismo. Porque si esos eventos deportivos no vienen aquí es por la presión del nacionalismo vasco. El deporte es emoción, como la sensibilidad nacional de cada uno. Y yo estoy hasta los mismísimos de que mi sensibilidad nacional aquí se vea ninguneada, pisoteada e insultada cada vez, y sólo recientemente tenida en cuenta en símbolos como las banderas o estas peticiones. “Nacionalismo” para todos, ya que no existe lo de nacionalismo para nadie.

    Ni la bandera española, ni la Vuelta a España, ni la selección española, ni la mera palabra “España” son excluyentes de lo vasco, pero lo vasco sólo se ve como excluyente de lo español.

  3. José Luis Salgado Airas says:

    Te comprendo perfectamente Mak, la cuestión es complicada, desde que el deporte está intimamente unido a sentiminetos básicos de permanencia a una comunidad, no solamente nacional, sino local o grupal: a mi me ha tocado ver peleas a puñetazos entre aficionados del Athletic y la Real, de los de la Real contra los del Alavés o los del Eibar.
    Es lo malo que tienen los nacionalismos: que el ejercicio de tu sensibilidad nacional es percibida como ofensa por la otra sensibilidad y viceversa. Y eso ¿cómo se soluciona?

  4. Tampoco me vale que pongas de ejemplo el extremo que es la violencia. Ya te lo digo al final de mi comentario: para mí no tienen por qué ser sensibilidades excluyentes. Que yo me sienta sólo español aquí, y algo vasco cuando estoy fuera es mi sentimiento, circunstancia, problema o como quieras llamarlo. Pero si estoy y vivo aquí, tengo que tener el mismo derecho a que se valore mi sentimiento de pertenencia -mostrando los símbolos involucrados, recibiendo esos eventos deportivos, etc.- que muestro yo no quemando ikurriñas, dedicando parte de mi vida a estudiar y aprender euskera, etc. entendiendo esas cosas no exclusivas de los que se sienten exclusivamente vascos, pero sí parte de su naturaleza. Ya no podemos basar nuestras posiciones en la existencia histórica de Franco, nu mucho menos en ninguna mítica invasión.Aquí se trata del respeto social entre personas que se sienten diversas, pero no necesariamente opuestas, y que conviven continuamente, formando una sociedad que es como es, y que será en el futuro como será, no necesariamente como la actual ni como la quiera una parte concreta de la misma. ¿Solución?No hay, porque para mí sólo es un problema en el momento en que se ataca lo que soy o siento por el mero hecho se serlo y sentirlo.Pero sé que respetando a los que son y sienten diferentes se gana mucho terreno.¿Tan difícil es eso de comprender para los nacionalistas, siquiera los democráticos?

  5. BlogsGorriak says:

    Más fútbol, más nacionalismo y más demagogia: Hemos entrado de lleno en esa época prenavideña en la que nuestra.. http://bit.ly/1gv9bw

    This comment was originally posted on Twitter

  6. Pingback: Tweets that mention Más fútbol, más nacionalismo y más demagogia | Mi patria en mis zapatos -- Topsy.com

  7. ceronegativo says:

    Buena entrada, lo del matrimonio fútbol nacionalismo es de traca

  8. Javi V says:

    Muy buen análisis. Muy valiente, además, porque solemos pedir que los demás sean como nosotros no somos capaces de ser.

  9. José Luis Salgado Airas says:

    Gracias ceronegativo y Javi.
    Mak, en eso estamos de acuerdo: yo también defiendo que cada cual pueda expresar su sensibilidad sin sentirse coartado por el sentimiento nacional contrario. Lo que tengo clarísimo es que hasta que la sociedad vasca no decida por donde quiere ir, de una forma realista y sin excluir a nadie, este debate seguirá vigente y no solamente en el deporte, sino también en lo relativo al euskera, a las instituciones políticas, a la educación, etc. Nos ha tocado vivir en una sociedad esquizofrénica en la que conviven dos visiones distintas y, desgraciadamente, excluyentes, y esto no tiene una solución sencilla. Aunque algunos piensen que el día que desaparezca ETA el conflicto se habrá solucionado, la realidad es que hay mucho más detrás y se seguirá manifestando en cuestiones como estas (como pasa en Cataluña). Lo que quiero decir es que es más sencillo apelar demagogicamente a ese sentimiento nacional que se manifiesta en el deporte, que buscar de una vez por todas un marco en el que todos los vascos nos podamos sentir cómodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *