Muerte en el país de los libres

Tailandia, o Prathet Thai en idioma tailandés, significa “el país de la gente libre”, algo que desmiente la actual situación política en este bello país del Sudeste asiático. El centro de Bangkok se ha convertido estos últimos días en una zona de guerra y ha sido declarada por el ejército como “zona de fuego libre” contra los miembros del movimiento popular de los “camisas rojas”, que piden la dimisión del actual Primer Ministro, Abhisit Vejjajiva y la vuelta de Thaksin Shinawatra, que fue derrocado por un golpe militar en 2006.
¿Quienes son estos camisas rojas? En su mayoría son gente de las zonas agrícolas del norte del país, aunque también cuentan entre sus filas con miembros de las clases medias urbanas. Sus protestas, que han degenerado desde las manifestaciones pacíficas de abril hasta los enfrentamientos armados de estos días en pleno centro de la capital, pretenden modificar el estado de falsa democracia que actualmente vive el país.
El actual régimen defiende los intereses de la monarquía y de las clases urbanas más adineradas, representadas por la Alianza Popular Democrática (los llamados “camisas amarillas”) y fueron los que impulsaron el golpe militar de 2006 y los posteriores gobiernos amparados por una constitución redactada y aprobada bajo un régimen militar. La respuesta del gobierno ante las protestas ha sido la instauración del estado de excepción y el despliegue del ejército, con orden de disparar a matar en un intento de parar al movimiento insurgente.
La situación en el país no puede pintar peor: Tailandia está a las puertas de una guerra civil de imprevisibles consecuencias. Este es otro claro ejemplo de como la avaricia ilimitada de las clases dirigentes llegan a ahogar a la ciudadanía (que para ellos es simple populacho) hasta el límite de tener que tomar las armas para defender sus derechos. Para empezar, ya los han calificado de terroristas y, como no, han desplegado al ejército para “restaurar el orden y la ley”.
Mientras que los Estados Unidos han ordenado la evacuación de parte de su personal diplomático en ese país, el embajador español afirma que las relaciones entre ambas monarquías son excelentes y destaca que la afluencia de turistas desde nuestro país no ha descendido, a pesar de las advertencias. La pena es que no van a poder hacer sus compras en la zona comercial de Bangkok, y todo por culpa de estos malvados terroristas que se han empeñado en fastidiarles las vacaciones.

Fotos: Nate Robert y K.rol2007 (Flickr)

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in derechos humanos, General, mundo and tagged , , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to Muerte en el país de los libres

  1. Pingback: Jose Luis Salgado

  2. Pingback: Joclar

  3. Pingback: Blogosfera Gorria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *