Zaramaga: mezquinos y mezquitas

Ya han pasado unos cuantos meses desde que un grupo de vecinos de Gasteiz emprendió el proyecto de apertura de la novena mezquita de nuestra ciudad, esta en el barrio de Zaramaga. Lo que debería suponer un mero trámite administrativo, se ha convertido en una agria polémica debido a la oposición frontal a la mezquita por parte de algunos vecinos del barrio, que argumentan que los fieles causarán molestias y ruido en la calle cuando acudan a rezar al templo.

Después de convertirse en uno de los temas de confrontación durante la campaña electoral en las elecciones municipales y de un intento de conciliación por parte de la nueva corporación presidida por Javier Maroto, la polémica transformación del antiguo local comercial en templo de culto ha vuelto a estancarse. A pesar de que el colectivo paquistaní impulsor de la mezquita obtuvo en su día la licencia municipal para que el templo pudiese acoger hasta 98 personas, las presiones de un colectivo vecinal del barrio de Zaramaga han conseguido frenar la apertura de la mezquita de la calle Martín Olave.

Los vecinos que se oponen a la apertura de la mezquita argumentan, como no, que no hay racismo ni xenofobia detrás de los argumentos que esgrimen para ello. Pero el ataque que sufrió la lonja en Junio, cuando se arrojaron trozos de carne de cerdo en su interior, no ayuda a respaldar los argumentos que esgrimen los vecinos críticos con la apertura de la mezquita y que se basan en las molestias que la concentración de fieles causarán a otros vecinos del barrio.

Este tipo de actitudes suponen un descrédito para una ciudad multicultural como es la Vitoria-Gasteiz del siglo XXI. Y es más doloroso aún que la polémica se haya suscitado en un barrio que nació y creció con la inmigración que acudió a la capital alavesa durante la época del desarrollismo de los años 50 y 60 del pasado siglo. Muchos vitorianos vivimos esta polémica con una profunda sensación de sonrojo, ya que pensamos que la convivencia y la tolerancia son las bases de una sociedad sana y democrática.

No es la primera vez que se suscitan este tipo de polémicas, tanto en Vitoria-Gasteiz como en otros puntos de la Comunidad Autónoma Vasca. Es por eso que el Gobierno Vasco está preparando una ley que regule la apertura de lugares de culto. Esta ley no puede suponer que se impongan limitaciones a algunos colectivos, que además tienen que ver a diario la complacencia de todas las administraciones del Estado con una confesión concreta, que goza de unos privilegios que ponen en cuestión la supuesta aconfesionalidad del Estado español.

Mientras tanto, un colectivo de fieles paquistanís, vecinos de pleno derecho de nuestra ciudad, continúan privados de un derecho recogido en la legislación española. No es de recibo que la intolerancia de unos pocos cuente con la complicidad de las autoridades municipales.  Es imprescindible que este bochornoso asunto se solucione cuanto antes, y la solución no puede venir sino del respeto a la multiculturalidad y a la libertad de culto de todos y cada uno de los vecinos de la ciudad.

Foto: Libertinus (Flickr)

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Alava/Araba, derechos humanos and tagged , , , . Bookmark the permalink.

8 Responses to Zaramaga: mezquinos y mezquitas

  1. Pingback: Jose Luis Salgado

  2. Pingback: Jose Luis Salgado

  3. Pingback: Blogosfera Gorria

  4. Pingback: Asela Ortiz de Murua

  5. Tutto says:

    Buff amigo, tema intenso y extenso este que tratas.

    En Bilbao estamos inmersos en el mismo tema y concretamente en mi barrio y en mi calle.

    No tengo tomada una posición al respecto, aunque en general, no quiero ningún templo, ni cristiano, ni budista, ni tan siquiera del flying spaguetti monster, cerca de mi casa, no por creer o no creer, sino por las molestias que genera. He vivido toda mi vida enfrente de una iglesia católica y es un latazo el tema del ruido y en determinadas situaciones, el acceso a tu propia vivienda. No te cuento el tema de aparcar … Y ahora que he cambiado de zona, no me gustaría volver a viejas historias.

    Respecto a lo de rezar y los ruidos, en mi anterior hospitalización, en 2007, coincidí con un chico paquistaní residente en Haro que había tendio un accidente de trabajo grave y todas las noches venían a rezar una comunidad de unos quince o veinte compatriotas, residentes en Bilbao, durante una hora, no ví que representaran ninguna amenaza y fueron todos muy educados conmigo y todos me animaron a una pronta recuperación. Vamos, que ni se inmolaron ni me robaron. ;-). Bueno, había una figura de un animal en la ventana que se la trajo el líder de la comunidad bilbaína y que daba un poco de miedo a las noches.

    Lo que si creo es que debería estar mejor legislado todo este tema, la manga ancha o estrecha de la administración es impresionante.

    Por cierto, todos somos racistas, en mayor o menor medida, gitanos, magrebies, turcos, chinos, españoles, … y los que al manifestarse en contra de la mezquita dicen que no tienen ningún componente xenófobo, están mintiendo. “Esos sólo vienen a delinquir” es la frase que más he oído en mi comunidad …

    Salu2

  6. Pingback: Aitor Duñabeitia

  7. Pingback: Mónica López

  8. Pingback: angel lamelas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *