Duelo nuclear en Oriente Medio

De nuevo vuelven a sonar los cuernos de guerra en Oriente Medio. Una vez que parece finalizado el conflicto en Libia y la invasión de Irak y Afganistán a punto de agotar su absurdo ciclo, ahora las potencias occidentales han puesto su punto de mira en Irán. La excusa es esta vez el probable potencial nuclear del régimen de los ayatolas.

Es ya conocida la postura de Israel, la otra potencia nuclear de la zona, de acabar “manu militari” con el proyecto iraní de enriquecimiento de uranio. Según las noticias que han conocido esta semana, parece que Estados Unidos y Gran Bretaña están estudiando seriamente secundar esta opción.

La decisión de bombardear las instalaciones nucleares iraníes parece que ya se ha tomado en Tel-Aviv, y los Estados Unidos y su fiel aliado británico deben estar aun valorando las consecuencias de tal acción en un escenario tan complejo como Oriente Medio. La diplomacia estadounidense teme que una acción unilateral israelí desencadene un conflicto incontrolado con armas nucleares tácticas de por medio.

Parece que la clave para que se produzca la intervención militar occidental puede ser el informe que presente la semana próxima el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y que puede desvelar definitivamente lo que se considera un secreto a voces: que Irán utiliza el uranio enriquecido en la planta de Natanz con fines militares.

¿Qué consecuencias puede tener un ataque sobre Irán? Ningún analista puede imaginar cómo se puede llegar a complicar un conflicto en una zona que es cada día más estratégica para los intereses tanto de los países occidentales como de las potencias emergentes. Con un petróleo que parece haber rebasado ya el cenit de su producción, el control de la zona donde aún se asientan las mayores reservas de crudo se convierte en un objetivo estratégico de primer orden para mantener una economía en crecimiento continuo.

Si a estas consideraciones le sumamos el componente nuclear, las consecuencias pueden resultar devastadoras y no solamente para los países de la zona en cuestión. El desprecio a la legalidad internacional por parte de los países más poderosos económica y militarmente que se ha generalizado desde el fin de la Guerra Fría acabará sin duda por pasar factura al frágil equilibrio de poder que aún se mantiene en Oriente Medio.

Foto: Marion Doss (Flickr)

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in mundo and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *