La “cita con el alcalde” y sus cifras

Javier Maroto, alcalde de Vitoria-GAsteizHoy nos deleita el noticiero más popular en Vitoria-Gasteiz con un publireportaje sobre el programa participativo que impulsó el alcalde Javier Maroto, con el asesoramiento del antiguo líder vecinal, Ángel Lamelas, la conocida como “cita con el alcalde“.

En el artículo se habla de que se han superado ya las 70 citas con el alcalde, apostillando que esta cifra resulta un balance muy positivo, ya que ha supuesto un contacto directo con unos 400 vitorianos.

Siempre he considerado positivo que haya contacto directo real entre los ciudadanos y quienes gestionan lo público a través de su mandato, pero este tipo de iniciativas deben tener un reflejo acorde en las acciones que generan, ya que de lo contrario, nuestro alcalde está perdiendo tiempo en labores que otros pueden realizar.

Preguntado en Twitter por los resultados de tantas entrevistas, la contestación fue la siguiente:

O sea, que tantas entrevistas han servido simplemente para tomar “varias” decisiones o para modificar políticas desde el Ayuntamiento. Varias pueden ser tres o cuatro, una cifra que no justificaría un programa que parece más bien una amplia operación de marketing que una iniciativa real de participación ciudadana.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Participación ciudadana, Vitoria-Gasteiz and tagged , , . Bookmark the permalink.

9 Responses to La “cita con el alcalde” y sus cifras

  1. Pingback: Luis Zarrabeitia

  2. Pingback: Rober Gutiérrez

  3. Pingback: francisca pulgar

  4. Pingback: javier vegas

  5. Pingback: Dani Reguera

  6. javi vegas says:

    Esto del cumplimiento de objetivos tiene mucho que ver con lo que comentaba el otro día a cuenta de las entradas de los museos y la manera de medir la rentabilidad. Entronca con el concepto de “confesabilidad” de los objetivos. Tal como lo planteas tú está muy bien para avanzar en lo primordial, ¿qué es lo que se pretendía con la iniciativa? ¿Solucionar problemas de los vecinos o aplicar su opinión a la toma de decisiones? o ¿contribuir a la creación y consolidación de marca “maroto el alcalde más popular, moderno y dicharachero”? La ignorancia y despreocupación por la respuesta a la primera opción descubre el objetivo real e inconfesable. Pregúntale la siguiente vez a ver como ha influido la campaña en sus encuestas de valoración y conocimiento y en el número y actividad de sus palmeros en las redes sociales y verás como eso si que lo sabe con pelos, señales, números y decimales 🙂

  7. Pingback: Juancar

  8. @carurvi says:

    A mí todas estas cosas no me parecen sino una campaña de imagen de nuestro alcalde. Una forma de intentar mostrar lo bueno y atento que es.

    No hay más que ver luego cómo actúa, haciendo oídos sordos de lo que no le gusta, y haciendo eco de los afines a él.

    Una muestra está en la cantidad de unfollow que hizo en una red social tras ver que ya era dueño y señor, tratando de acallar a los más críticos con él. O los contenidos eliminados de la red de su etapa como oposición. Contenidos y opiniones totalmente contradictorios a su forma de actuar actual.

    En temas como el fracking o Garoña, en los que la gente le exige que se posicione y es una postura en la que no se siente cómodo, se limita a decir cosas con la boca pequeña y esperando salir del enredo de forma airosa y sin meter ruido. Postura bastante pobre de la que se espera del máximo exponente de una ciudad.

    Sumemos a esto recortes en casi todo lo bueno de esta ciudad y obcecación en proyectos faraónicos totalmente innecesarios en estos momentos difíciles.

    Al final, las mayorías de quejas o propuestas quedan en su ya famosos “tomo nota”. Ojalá fuera algo más que tomar nota sólo.

    Este es nuestro alcalde.

  9. @carurvi says:

    A mí todas estas cosas no me parecen sino una campaña de imagen de nuestro alcalde. Una forma de intentar mostrar lo bueno y atento que es.

    No hay más que ver luego cómo actúa, haciendo oídos sordos de lo que no le gusta, y haciendo eco de los afines a él.

    Una muestra está en la cantidad de unfollow que hizo en una red social tras ver que ya era dueño y señor, tratando de acallar a los más críticos con él. O los contenidos eliminados de la red de su etapa como oposición. Contenidos y opiniones totalmente contradictorios a su forma de actuar actual.

    En temas como el fracking o Garoña, en los que la gente le exige que se posicione y es una postura en la que no se siente cómodo, se limita a decir cosas con la boca pequeña y esperando salir del enredo de forma airosa y sin meter ruido. Postura bastante pobre de la que se espera del máximo exponente de una ciudad.

    Sumemos a esto recortes en casi todo lo bueno de esta ciudad y obcecación en proyectos faraónicos totalmente innecesarios en estos momentos difíciles.

    Al final, las mayorías de quejas o propuestas quedan en su ya famosos “tomo nota”. Ojalá fuera algo más que tomar nota sólo.

    Este es nuestro alcalde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *