Nuevo capitulo en el culebrón de la estación de autobuses

Parece ser que finalmente la ciudadanía de Vitoria-Gasteiz no va a poder decidir la ubicación de la nueva estación de autobuses. En un nuevo y sorprendente giro de los acontecimientos, como surgido de la pluma de un guionista sudamericano de culebrones, los grupos de la oposición que promovían la consulta han conseguido cargarse la iniciativa por su incapacidad de llegar a un acuerdo de mínimos sobre fechas y formas.

De todas formas, no creo que la ciudadanía haya perdido una oportunidad para ejercer su derecho (y obligación) de tomar parte en la gobernanza de lo público. La verdadera participación ciudadana debe partir de bases firmes, con unas opciones bien definidas y fundamentadas desde un punto de vista técnico. Y aquí lo que se pedía a los ciudadanos era la justificación de una decisión errónea y que además, ya estaba tomada.

¿O es que alguien cree que Javier Maroto iba a volver a paralizar las obras en la Plaza de Euskaltzaindia? Si la decisión ya está tomada, la participación ciudadana no existe, se convierte en una mera excusa para quedar bien ante posibles votantes en las próximas elecciones autonómicas entre los vecinos afectados por ambos proyectos.

Lo que deberían tener en cuenta esos vecinos a la hora de depositar sus votos es quienes les llevaron hasta esta situación. Y es que hay que recordar que ambas opciones para ubicar la estación de autobuses son el resultado de proyectos fallidos impulsados por nuestros políticos. Mientras que la opción del Parque de Arriaga carece de justificación si se descarta la intermodalidad, la de Euskaltzaindia es un parche para tapar el “patinazo” del BAI Center.

Una vez más, la política municipal se convierte en esperpento en una ciudad que parece condenada a sufrir a unos políticos incapaces de llegar a un consenso para sacar adelante proyectos que contenten a todos (o al menos a una gran mayoría) y que esté basado en criterios técnicos objetivos. Y mientras tanto, el alcalde debe estar disfrutando de lo lindo con todo esto.

Mientras se recortan ayudas sociales y culturales desde el Ayuntamiento, se van a destinar millones de euros para realizar un mal proyecto. Si queremos ver algún día una estación de autobuses decente  en Vitoria-Gasteiz, lo primero que habría que resolver es la cuestión del soterramiento, otra insensatez heredada de los tiempos de la burbuja inmobiliaria, pero que no es realmente necesaria para una ciudad como la nuestra.

La solución más obvia en este caso es prolongar la vida de la “provisional” estación de Los Herrán, terminar el parking subterráneo de Euskaltzaindia y recuperar ese espacio como plaza pública mientras se dilucida de una vez por todas por donde va a transcurrir la línea férrea y determinar si es posible o no lograr la intermodalidad. Y mientras tanto, se puede usar ese dinero público para paliar situaciones de emergencia social en una ciudad donde el paro no deja de crecer.

Foto: sludgegulper (Flickr)

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Participación ciudadana, Vitoria-Gasteiz and tagged , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Nuevo capitulo en el culebrón de la estación de autobuses

  1. Pingback: Josean Rodríguez

  2. Pingback: Josean Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *