Reflexiones sobre una campaña electoral diferente

Campaña 21O

Para mi esta ha sido una campaña electoral diferente. Y lo ha sido desde un punto de vista personal, pero creo que también a nivel general hay factores que han condicionado que las elecciones del 21O se estén percibiendo de una manera distinta a las anteriores por parte de la sociedad vasca.

A nivel personal, tengo que decir que ha sido una campaña agotadora, muy diferente a las anteriores en las que me limitaba a seguir la actualidad, los mensajes y propuestas de los diferentes partidos y a valorarlas en mi blog y en las redes sociales. Pero en esta campaña me ha tocado trabajar a pleno rendimiento como Coordinador de prensa de EQUO Berdeak Euskal Ekologistak y las cosas se perciben de una forma muy diferente desde esta responsabilidad.

Ha resultado ser un trabajo agotador el intentar dar a conocer una marca y un proyecto nuevo en el panorama político vasco. Tanto las leyes electorales como los criterios de los medios de comunicación suponen una traba prácticamente infranqueable para que los mensajes de las llamadas “formaciones minoritarias” lleguen a la sociedad y puedan llegar a ser “mayoritarias”.

El poder tiende a perpetuarse a si mismo y pone todo tipo de trabas a las nuevas opciones que quieren cambiar la sociedad y adaptar la representatividad a las nuevas realidades. Mientras que partidos como EAJ-PNV, PSE-EE o PP disfrutaban en cada informativo de auténticos publirreportajes, formaciones como EQUO, con un mensaje tan o más trabajado, serio y consistente, nos tenemos que dejar la piel para aparecer unos míseros 20 segundos en los que no da tiempo más que a despertar el interés de unos pocos y que busquen información por su cuenta.

Nuestro gran aliado en esta lucha contra los titanes del conservadurismo han sido las redes sociales e Internet en general. Las visitas a nuestra web se han disparado, así como los comentarios en Twitter y nuestro perfil en Facebook. Hemos podido emitir entrevistas con nuestros candidatos gracias a YouTube. Los datos nos dan a entender que despertamos la simpatía y la curiosidad de mucha gente, algo que esperamos se plasme mañana en las urnas.

EQUO es un proyecto a largo plazo y las trabas burocráticas y de los grupos de interés no nos van a detener. Sabemos que nuestras propuestas son perfectamente válidas para salir de la crisis y para democratizar un sistema que está basado en un tipo de representación desfasado en el tiempo y trampeado por unos partidos que rinden pleitesía a los poderes económicos.

Pero decía que no solo a nivel personal esta campaña ha sido distinta. Otro factor a tener en cuenta es que, hoy mismo hace un año, ETA anunció el alto el fuego definitivo. Después de décadas de una absurda “lucha armada” en la que nadie creía, hoy la sociedad vasca puede opinar sin sentir la amenaza terrorista. Es cierto que ETA no ha desaparecido y que su soporte político continúa vendiendo un proyecto “nacional” irrealizable, con reminiscencias de los años 70 del siglo pasado o que toman como modelo la Cuba castrista o la Venezuela bolivariana.

Seguir pensando que simplemente con tener un estado-nación propio se solucionan todos los problemas es como creer en Olentzero. Los estados-nación son una figura ya histórica, que solamente justifican las competiciones deportivas o Eurovisión. Vayan a preguntarle a Mariano Rajoy si España es un país soberano: aunque le conteste que sí, por favor, no se lo crea. La realidad se impone, quienes mandan son poderes supranacionales que no han sido ratificados por la ciudadanía en la urnas.

En este sentido me gustaría destacar el esfuerzo que hemos realizado en EQUO por consensuar un documento, que ha acabado en el programa electoral, en que se recoge nuestra visión de como la sociedad vasca debe afrontar el proceso de pacificación y nuestra propuesta de nuevo marco político para que la sociedad vasca pueda convivir en paz y democracia. Creo que es un documento que hay que tener en cuenta y, desde luego, me gustaría saber que piensan sobre él muchos agentes políticos y sociales de Euskadi.

Otra de las razones que hacen que esta campaña no sea como las demás es el descrédito que los partidos políticos se han ganado a pulso durante los últimos años, aunque haya tenido que aparecer la crisis para que mucha gente se indigne ante sus tropelías. La política austericida impulsada por el gobierno de Rajoy y los recortes en servicios públicos esenciales está sacando a la gente a la calle a protagonizar protestas que no se veían en este país desde la primera mitad de la década de los 80.

Pero, ¿se reflejará esta indignación en las urnas? ¿O pasará como en el 20N, que las elecciones aun nos llevaron a un escenario peor? La abstención y el voto en blanco o nulo son medios de protesta legítimos en democracia, pero su efectividad es nula. Eso no cambia nada y los partidos de siempre se sienten legitimados para imponernos las políticas dictadas desde los mercados y que nos están llevando a la ruina como sociedad y a la miseria en el caso de una parte de la ciudadanía a la que no podemos abandonar a su suerte. Por eso la mejor opción es votar, es la única forma de cambiar las cosas a mejor.

Foto: Irekia (Flickr)

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Crisis, Democracia, Euskadi/País Vasco/Euskalherria, Participación ciudadana and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Reflexiones sobre una campaña electoral diferente

  1. Pingback: Dani Reguera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *