Se montó el belén

Efectivamente, mañana se inaugura como cada año el belén de La Florida en Vitoria-Gasteiz. Una tradición católica arraigada en una sociedad cada vez más diversa y que se ha dotado de unas leyes que separan religión y administraciones públicas. Pero eso es solamente sobre el papel, como ya sabemos. Una año más, la ciudadanía vitoriana tendrá que pagar con sus impuestos una manifestación religiosa en una ciudad donde los fieles de otras religiones no lo tienen fácil. Y todos recordamos el brote xenófobo de Zaramaga, vergonzosamente jaleado desde la alcaldía.

Pero solamente quería utilizar este ejemplo como introducción a otro tema, aunque en el fondo es el mismo: la secta católica vuelve por sus fueros y defiende, con la inestimable ayuda del Partido Popular, sus inaceptables privilegios en una supuesta sociedad aconfesional.

La reforma de la educación impulsada por el nefasto ministro José Ignacio Wert, fiel paladín de los valores más rancios del nacional-catolicismo, vuelve a imponer modos y maneras que ya creíamos superados. Mucho se está hablando en los medios de comunicación sobre la regresión lingüística en las escuelas de las autonomías que cuentan con lenguas cooficiales. Pero casi se menciona de pasada que la asignatura de religión se revaloriza en lugar de desaparecer, o al menos, de pasar a un ámbito privado como la lógica aconfesional del Estado aconsejaría.

Y por supuesto, el señor Wert se ha cargado “Educación para la ciudadanía”, asignatura que, al menos por su enunciado debería ser obligatoria y un pilar básico para que niños y niñas se conviertan en la ciudadanía madura que necesita cualquier estado democrático. La alternativa a la asignatura sectaria será “Valores Culturales y Sociales” en primaria y en secundaria, “Religión y Valores Éticos”. Sin comentarios.

El Gobierno del Partido Popular cumple con esta reforma con todas las demandas de la Conferencia Episcopal, sobre todo en referencia a la asignatura de religión (endureciendo las alternativas quieren conseguir que sean más alumnos los que elijan esta asignatura), pero también en relación al tema de las escuelas concertadas (en su mayoría en manos de la secta), llegando incluso a perpetuar el modelo de segregación por sexos que se practica en algunas escuelas católicas.

Esta es la enésima reforma educativa en un país con unas cifras de lo más alarmantes en fracaso escolar. Esta nueva reforma constata el fracaso de los partidos mayoritarios por lograr un mínimo consenso en un tema tan sensible como el de la educación. Con esta reforma parece que hemos vuelto a los años sesenta, a un modelo rancio, sectario y patriotero que creíamos enterrado con el glorioso ferrolano en el Valle de los Caídos.

Y mientras tanto, el amigo Ratzinger se dedica a pontificar sobre si los Reyes Magos eran andaluces o que tipo de animales dormían en el portal de Belén. Y encima se ha creado una cuenta de Twitter para contarlo.

Espero que, a pesar de todas las dificultades y trabas que la secta católica intenta poner para que las generaciones venideras puedan formarse con criterios basados en la realidad empírica y no en fantasías sin base científica alguna, los jóvenes mantengan una capacidad crítica que les permita superarlas. De lo contrario, pasaremos de ser un país de albañiles a un país de borregos.

Foto: Ana _Rey (Flickr)

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Democracia, España, Religión and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to Se montó el belén

  1. Pingback: Carmen Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *