Un nuevo fracaso en Doha

Ya es un clásico de este blog clausurar las cumbres climáticas con un post pesimista. Lo triste es que cada vez hay más razones para ser pesimista. Los gobiernos del mundo, presionados por las industrias contaminantes, se empeñan en llevar al límite un modelo económico y energético suicida.

La verdad es que poco avance se esperaba en esta cumbre de Doha. La situación de crisis en el mundo, especialmente grave en la Unión Europea, hace que el cambio climático pierda puestos en las agendas de los gobiernos, como si fuese algo que se pudiese aplazar. Por desgracia, para la ciudadanía tampoco es algo prioritario, sobre todo en España. En un país con las tasas de paro más altas de su historia, con un gobierno empeñado en desmontar el Estado de Bienestar, de arrasar todo lo público, de pervertir el mandato de una Constitución que aún tienen la osadía de ensalzar, la ciudadanía no quiere escuchar más pronósticos agoreros sobre el clima.

Pero el cambio climático es una realidad que nos está afectando ya y es absurdo abstraerse y no querer ver lo que se nos viene encima. Si continuamos quemando combustibles fósiles, la temperatura media del planeta ascenderá entre 4 y 6 grados centígrados durante este siglo. Y la intención de los gobiernos y de las empresas energéticas que los respaldan es continuar con la misma política energética.

Además, las nuevas técnicas de extracción (fracking) van a permitir explotar yacimientos que hasta hoy no eran rentables, lo que va a prolongar la agonía de un modelo obsoleto más allá de lo esperado. Ante estos yacimientos de shale gas, los políticos de muchos países lloran de alegría y hablan de independencia energética y de una era dorada del gas natural, sin entrar a valorar las graves consecuencias que va a tener tanto su explotación a nivel local como las emisiones que la quema de ese gas producirá a nivel global.

Es muy posible que ya no se pueda evitar el cambio climático. Los cambios, a veces imperceptibles, ya están aquí. Ya han subido las temperaturas medias, ya no nieva tanto como antes, ya está subiendo el nivel del mar, ya se están produciendo fenómenos meteorológicos extremos ocasionales. Pero aun estamos a tiempo de minimizar los daños, de adaptarnos a los cambios e incluso de aprovecharlos a nuestro favor. Pero lo que no podemos permitirnos es mirar hacia otro lado e ignorar el problema o traspasárselo alegremente a las generaciones futuras.

Foto: IHA Central Office (Flickr)

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in cambio climático, Medio Ambiente, mundo and tagged , . Bookmark the permalink.

One Response to Un nuevo fracaso en Doha

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *