Calentando motores para el primer Congreso de EQUO Euskadi

Gente EQUO

El próximo sábado día 19, EQUO Euskadi celebrará su primer Congreso en Vitoria-Gasteiz. Será el nacimiento oficial, ya que el oficioso se produjo sobre la marcha que impone la agenda electoral, de una opción política que pugna por hacer oír su voz en el siempre complejo panorama político vasco. Los resultados electorales del pasado año dejaron a EQUO Euskadi muy cerca de obtener representación parlamentaria, lo que nos sitúa en ese famoso quinto espacio, una especie de camarote de los hermanos Marx a ojos de quienes se alinean en alguno de los cuatro bloques mayoritarios que dominan la política vasca.

Pero, ¿qué viene a aportar EQUO al panorama político vasco en un momento como el actual? La política y las personas que la ejercen están en horas bajas, ya que la ciudadanía las percibe como un problema y no como una solución a los problemas que les aquejan. La corrupción que se ha extendido como la peste por los partidos que han tenido responsabilidades de gobierno escandaliza a cualquier persona honrada. Pero no nos engañemos, la corrupción no es un problema de este o aquel partido, ni de un país o una comunidad autónoma concreta. EQUO se ha formado más como un conjunto de personas, de ciudadanos, de electores, que buscan un partido que trabaje de forma distinta a como lo hacen los demás.

Por eso, para EQUO son fundamentales la transparencia y la horizontalidad. Todos los temas se discuten en un foro abierto, todas las candidatas pasan por un proceso de primarias, todas conocemos las cuentas del partido en cada territorio y se publican periódicamente para que también las conozca la opinión pública. Tenemos una organización federal, pero con competencias bien definidas en las que la última palabra sobre los temas que afectan a un territorio la tiene la asamblea de ese territorio. Una asamblea en la que no solo participan las personas afiliadas, ya que también hemos creado la figura del simpatizante, que tiene voz para opinar sobre todos los temas y voto en muchos de ellos. También puede acudir cualquiera a una asamblea de EQUO, ya que no queremos alejarnos de lo que piensa la sociedad y es importante escuchar a todas las personas.

EQUO Euskadi manifestaciónEs cierto que muchos nos ven y quieren que nos vean como los perroflautas que siempre se oponen al progreso, que se oponen al fracking o al Tren de Alta Velocidad, proyectos que les han contado van a traernos empleo y riqueza. Y todo por salvar un par de pájaros y unas florecillas. Por el contrario, nuestra postura en estos y otros temas de mucho más calado, responden a profundas reflexiones sobre la situación actual tanto de Euskadi, como de España, Europa y el planeta en general.

Nos hallamos en una encrucijada que los poderes tradicionales quieren negar en su afán por prolongar hasta donde sean capaces un modelo que se desmorona a ojos vistas. Ya estamos notando los efectos del cambio climático y del cénit del petróleo, pero los malabaristas del BAU los achacan a una u otra coyuntura. Prefieren enseñarnos el árbol en detalle para evitar que veamos el bosque. Y mientras tanto, hacen números y retuercen estadísticas para explicar lo inexplicable y nos prometen un crecimiento que no puede volver en un escenario de escasez de energía, de ese oro negro cuya disponibilidad tan íntimamente va enlazada al IPC de cualquier país.

Ante un modelo que se alimenta del absurdo derroche que se materializa en un desmedido consumo de recursos naturales, cada vez más escasos, y que lleva perpetuando desde hace siglos una infame desigualdad entre la población mundial en función del lugar de su nacimiento. Porque nuestra riqueza se traduce en miseria en otros países, algo que hemos preferido obviar durante tantos años. Pero ahora la miseria llama a nuestras puertas y de la sorpresa pasamos a la indignación.

El futuro de un planeta superpoblado y con recursos cada vez más limitados es incierto.  Millones de personas han vivido conviviendo con la escasez durante toda su vida, pero para la acomodada clase media europea es algo nuevo, que vivieron sus bisabuelos, pero que jamás pensaron que les tocaría a ellos. A este escenario hay que sumarle las consecuencias del cambio climático, que va a agravar los efectos de esta crisis de múltiples caras. No hemos querido ver el problema y ahora nos toca lidiar con las consecuencias.

Ante este panorama que muchos calificarán de apocalíptico, pero que muchos creemos que se puede reconducir con medidas racionales, el primer paso es extender el conocimiento del problema entre la ciudadanía. Mientras los partidos mayoritarios pretenden convencer a la ciudadanía de que podemos retomar la senda del crecimiento infinito (algo que la Física impide), desde EQUO se asume la situación y se afronta el futuro con esperanza, porque creemos que es posible ir cambiando un modelo injusto y sin futuro por otro basado en una economía estacionaria.

¿Cómo queremos cambiarlo? Modificando el modelo energético, no solamente en lo referente a la expansión masiva de las renovables que pretende enterrar el gobierno, sino planteando que la energía más eficiente es la que no se usa. Racionar el absurdo gasto energético que realizamos para crecer, nos permitiría un ahorro espectacular que serviría para desviar ese remanente a sectores clave para la continuidad de un modelo civilizado (medicina, educación o investigación). Aunque pueda resultar paradójico, estas medidas y el reparto del trabajo nos permitirían crear empleo y frenar la galopante desigualdad social que se está imponiendo en nuestra sociedad.

La economía debería pasar de ser global a local. Y el modelo de la deuda perpetua que promueve el imposible crecimiento debe replantarse. Los países occidentales estamos infectados por una deuda, tanto pública como privada, que a estas alturas es imposible que se pueda pagar. Algo tendrán que hacer los economistas para deshacer este nudo gordiano, pero conociendo todas las implicaciones y todos los factores que entran en el juego.

EQUO - Congreso FederalAdemás, hay cuestiones en las que no conseguimos avanzar de forma decisiva y que se encuentran arraigados en nuestra sociedad: la desigualdad para con las mujeres, el maltrato animal, el racismo, el clasismo o la homofobia. Son problemas en los que EQUO siempre estará en vanguardia, ya que haciendo honor a su nombre, creemos en una sociedad de iguales, pero siempre respetando las diferencias. Creemos que es muy preocupante ver como resurgen movimientos que en Europa creíamos reducidos a la mínima expresión, pero que están ganando adeptos gracias a una crisis que no entienden ni quienes la sufren ni quienes deben luchar contra ella. En este caldo de cultivo de indignación colectiva, lanzas sus redes aquellos que defienden los valores de la uniformidad y el desprecio al diferente. Y de la violencia, de la que aún nos estamos recuperando en Euskal Herria.

Por tanto, me gustaría invitar a la ciudadanía vasca a que reflexione sobre todos estos temas y que acuda a nuestro congreso, que escuche, que hable y, si es preciso, que discuta. Al igual que nuestras compañeras del Partido Verde Europeo, estamos convencidos de que nuestro espacio político existe y que lo acabaremos conquistando, siempre con razones y con debate, convenciendo y no mediante fondos ocultos y mítines multitudinarios a todo lujo pagados con el dinero público que tanto racanean para las personas con menos ingresos de nuestra sociedad.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in cambio climático, Crisis, Democracia, Derechos de la mujer, Derechos de los animales, derechos humanos, Equo, Euskadi/País Vasco/Euskalherria, Medio Ambiente, mundo, Participación ciudadana, Vitoria-Gasteiz and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *