Adolfo Suárez, el hombre que blanqueó el franquismo

Adolfo SuárezEsta misma tarde ha fallecido el ex-presidente Adolfo Suárez, sin duda una de las figuras claves de la historia de la España del siglo XX. A él le tocó gestionar el futuro del país después de la muerte de Franco y de su régimen dictatorial que se prolongó durante 40 años tras la Guerra Civil. Y cumplió su misión de forma admirable: fue capaz de “blanquear” el franquismo y convertir el Estado en una democracia al uso en Europa, garantizando la impunidad de los criminales de la dictadura y de la élite económica que la sustentaron.

Durante los primeros años 70, el “establishment” franquista era consciente de que la dictadura no debería sobrevivir a Franco y que era necesario dotar de una imagen democrática al país para que pudiese entrar a formar parte del club de las democracias occidentales. Además, estas élites que habían apoyado el golpe del 36 y el brutal régimen impuesto por el bando vencedor, eran conscientes de que la represión violenta ya no era necesaria para mantener sus privilegios. Al contrario, pensaban que con una democracia controlada que mejorase la percepción internacional de España, sus negocios irían incluso mejor.

De ahí que el sucesor de Franco, Juan Carlos I, eligiese a un valor en alza de dentro del Movimiento Nacional para una tarea tan compleja y con tantos riesgos. Visto el resultado, la elección no pudo ser más acertada. Suárez fue un tahúr que supo contentar a la línea dura del franquismo, a los comunistas, a los nacionalistas y a los socialistas (financiados por EEUU para desbancar a los comunistas como fuera principal de la izquierda) para plasmar en una constitución una nueva forma de Estado que garantizaba la impunidad del régimen y la preeminencia de quienes lo sustentaron. Adolfo Suárez y su partido, la UCD, no fueron más que las herramientas necesarias para la transmutación de un régimen político en otro sin cambiar los resortes fundamentales que lo sustentaban y se beneficiaban de él.

Hoy su modelo, el gestado durante la llamada Transición, está en crisis y puesto en entredicho desde diversos sectores de la sociedad. Lo que fue aceptado por una ciudadanía ansiosa de cambios después de un periodo dictatorial tan duro y largo, hoy en día no cumple las expectativas mínimas de una sociedad que, profundamente afectada por una múltiples crisis que han socavado unos principios que ya creía consolidados, pide una nueva vuelta de tuerca en equidad social y en funcionamiento democrático de la administración pública y de los partidos políticos. Veremos si el sistema del que fue artífice y que jamás consiguió ser un Estado social y democrático de Derecho, le sobrevive  durante mucho más tiempo.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Democracia, España and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *