Miel y limón, balance de los resultados electorales

Bici y paraguas EQUODespués de una campaña electoral muy dura y exigente para una formación política con unos recursos tan limitados como EQUO, la jornada electoral europea me ha dejado un sabor agridulce. Quiero hacer hoy un pequeño balance desde un punto de vista personal de una jornada que ha dejado sorpresas, unas esperadas y otras mucho menos, y que merece una reflexión y un ejercicio de autocrítica siempre necesario en estos casos.

En primer lugar la miel. El Partido Verde Europeo ha conseguido el 7,06% y 53 eurodiputados, lo que nos consolida como la cuarta fuerza política del Parlamento Europeo y esa es la fuerza que nos impulsa a los que participamos en este proyecto en Euskadi y España, donde este espacio no ha tenido nunca la fuerza que ha alcanzado en otros países europeos. Las causas de esta debilidad de la ecología política en este país son múltiples y no voy a entrar en ellas. Baste decir que hay causas internas en un espacio que se ha atomizado y desprestigiado desde dentro y causas externas, como el ninguneo al que se ve continuamente sometido por unos medios de comunicación al servicio de partidos a los que no les interesa perder una parte del pastel.

La otra buena noticia es la consecución de un europarlamentario. El candidato de EQUO, Florent Marcellesi se turnará con el candidato de Compromís, Jordi Sebastiá en su escaño del Parlamento Europeo. La consecución de un representante supone mucho para EQUO, ya que hemos llegado hasta aquí con nuestro esfuerzo y los fondos que nosotros mismos hemos aportado, sin créditos bancarios que nos maniaten y con la losa del “blackout” informativo que pesa sobre nosotros. En cierto sentido, hemos saltado una valla y es un paso más en un camino de largo recorrido. Y, como escribía mi compañero Rafa Font en su blog el otro día, hemos ganado mucho más: hemos construido una base sólida sobre la que afianzar nuestro proyecto en sucesivas citas electorales. Estamos convencidos de que la ecología política se basa en el análisis más realista de la situación en la que ahora mismo nos encontramos y poco a poco esa circunstancia se hará patente para la ciudadanía.

Y ahora el limón. A mi este resultado me sabe a poco, a muy poco. Me imagino que eso lo pueden decir hoy en muchos partidos. Y no me da ningún pudor admitirlo. La campaña ha sido dura y hemos trabajado mucho para llevar nuestro mensaje a pie de calle, pero mi sensación es que el mensaje no ha calado. O es por el propio carácter de las elecciones europeas, tan propicias al voto de castigo y de la indignación. Esto ha se ha reflejado en el crecimiento de la extrema derecha en toda Europa, el castigo a los grandes del bipartidismo y el surgimiento de formaciones populistas de diverso signo, que han sabido recoger esa indignación en las urnas, aunque ahora viene la difícil tarea de mantener el interés y la coherencia de esos proyectos para evitar que, por ejemplo en el caso de “Podemos”, el movimiento se desinfle como le sucedió al 15M.

Araba 2014Analizando los resultados de Primavera Europea a nivel nacional podemos ver que, fuera de los feudos de nuestros compañeros de coalición Compromís, Chunta aragonesista o Caballas, los votos cosechados no son como para que nadie de los que trabajamos en este proyecto nos podamos sentir satisfechos. En Álava y en Vitoria-Gasteiz los resultados son algo mejores que la media, pero hemos perdido votantes respecto a las autonómicas (unos 1600 en la capital), votantes que tenemos que reenganchar de cara a las municipales y forales de 2015. Parece que no hemos sabido explicar nuestra propuesta a la ciudadanía, que prefiere apostar por apoyar a quienes prometen un retorno a la “senda del crecimiento”, a la “prosperidad” de la época de la burbuja inmobiliaria. Nosotros creemos que eso es imposible, pero no hemos sido capaces de convencer a quienes nos podían votar e incluso hemos perdido apoyos de algunos de nuestros antiguos votantes.

Ese es el reto al que ahora nos enfrentamos. No queremos convencer por el mero hecho de que nos den la razón. Queremos cambiar las cosas porque sabemos que hay alternativas. No queremos que suceda como con temas como el cambio climático, que después de 40 años advirtiendo de sus consecuencias, aun es hoy el día en que no se toma una sola medida seria para combatirlo, cuando ya ni el primo de Rajoy se atreve a negarlo y cunado ya estamos comenzando a sufrir las consecuencias. Queremos actuar ya y preparar a la sociedad para un cambio que creemos va a ser a mejor, más igualitaria y más democrática. La alternativa es la extrema desigualdad que ya nos están imponiendo quienes saben lo que se avecina y quieren acaparar el máximo de riqueza, sin importarles las personas, para conservar su estatus privilegiado durante el mayor tiempo posible.

Porque otro de los mantras de hoy es el del fin del bipartidismo, algo que no acabo de ver. Es sintomático que el Partido Popular haya ganado las elecciones después de llevar dos años gobernando España y aplicando atroces recortes que, en mayor o menor medida, nos han afectado a todos. Es cierto que los resultados de PP y PSOE son malos, pero eso no supone que vayan a tener demasiados problemas para seguir con sus nocivas políticas.

También me gustaría alertar, una vez más, del preocupante auge de las opciones xenófobas de la extrema derecha en una Europa que ha vertido millones de litros de sangre a lo largo de su historia a causa de los nacionalismos exacerbados. Si para algo debemos afianzar una Unión Europea es para librarnos de ese virus que tanto daño ha causado a este continente. Un cambio de modelo económico, que ya comprendo que no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana, significaría también superar el lastre de los viejos estados nación que quieren dividirnos en lugar de unirnos.

Por último quiero agradecer al redactar este balance electoral a todas mis compañeras de EQUO (y de M+J) en Vitoria-Gasteiz, en Álava-Araba y en Euskadi en general por la implicación personal que supone participar una campaña electoral tan austera como las que hace EQUO, Sin ellas, los resultados habrían sido mucho peores. Y también quiero felicitar a las candidatas vascas (Florent Marcellesi, Rosa Martínez y Aitor Urresti) por el excelente trabajo realizado en estos días y que ahora sabemos que han dado sus frutos.

Como decimos siempre en EQUO: SEGUIMOS.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Alava/Araba, Crisis, Democracia, Elecciones, Equo, España, Europa, Euskadi/País Vasco/Euskalherria, Vitoria-Gasteiz and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *