In the Navy

Arctic Sunrise

Otra vez volvemos a las andadas. Otra vez Greenpeace sufre un ataque y el secuestro de su barco “Artic Sunrise” por visibilizar la protesta contra prospecciones petrolíferas en el mar. Pero esta vez el ataque no ha sido en el Ártico ni lo ha perpetrado Rusia. Esta vez ha sido en Canarias y los protagonistas de la acción han sido los aguerridos tripulantes del “Relámpago”, un buque que hemos pagado todos pero que se ha puesto vergonzosamente al servicio de una empresa privada como es Repsol.

¿Era necesario todo esto? ¿Es parte del juego en el que el Gobierno deja claro que no va a tolerar que nadie estropee esas prospecciones? El gobierno sabe que las acciones de Greenpeace son pacíficas, que una protesta de los activistas no iba a cambiar demasiado el objetivo de Repsol de seguir intentando extraer hasta la última gota de petróleo del subsuelo para perpetuar su negocio y el modelo que sustenta, en el que el crudo es la sangre que hace funcionar la maquinaria del capitalismo. Pero no, no querían ni protestas ni testigos incómodos. Y ahora acusan a Greenpeace de piratería y de usar la violencia en su acción protesta.

cateto-a-baborPero todos hemos visto las imágenes en las que la violencia la ejercen los marineritos españoles, dignos herederos de aquel cateto a babor que protagonizara Alfredo Landa en el tardofranquismo. Se ve que lo que han aprendido en sus misiones contra la piratería en aguas del Índico lo han aplicado en Canarias a la perfección. Pero no hablamos de piratas, sino de activistas pacíficos, algo que a los responsables del Ministerio de Defensa parece que les trae al pairo (nunca mejor dicho). A ver si actualizan su diario de a bordo y vemos como cuentan están acción contra civiles desarmados.

Quién es el pirata? ¿Quienes se oponen a unas prospecciones rechazadas de plano por la mayoría de la población canaria o quien usa la fuerza para imponer sus políticas?

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in derechos humanos, España, Medio Ambiente and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *