Podemos es el nuevo PSOE

Se vende humo

Foto de eldiario.es

Con la presentación del programa económico de Podemos, elaborado por Juan Torres y Vicenç Navarro, ya se puede afirmar con rotundidad que Podemos apuesta claramente por propuestas productivistas, tan alejadas de la realidad como las que presentan los partidos que ellos denominan casta. Un programa económico basado en el crecimiento infinito, que no tiene en cuenta ni el cambio climático ni el “peak oil” (más bien el “peak everything”), no deja de ser un bonito cuento de hadas. Aunque es cierto que el partido de Pablo Iglesias lo ha sabido vender muy bien (el humo) y ha recogido la indignación de mucha gente harta de una crisis que no entiende, más que nada porque casi nadie se lo ha explicado.

Y es lógico que toda esa gente indignada por la corrupción de los grandes partidos, porque han perdido sus empleos o han reducido sus sueldos, porque ven como sus hijos no consiguen un empleo digno como los de antes, que las pensiones pierden poder adquisitivo y que se desmontan los servicios públicos apueste por una opción nueva (o por lo menos con aires renovadores, aunque sea una especie de Izquierda Unida 2.0). Todos estos espectadores compulsivos de La Sexta, una cadena que ha explotado la indignación de su audiencia y que ha derivado hasta convertirse en Podemos TV, han visto con ilusión como la formación de los círculos se enfrentaba con un lenguaje directo a las políticas de recortes que se han impuesto a una sociedad que ya no aguanta más estas medidas que no llevan a ninguna parte. Y es lógico que la gente se agarre a un clavo ardiendo que les ofrezca esperanza, aunque sea la vana esperanza de volver a una situación que ya no volverá a repetirse.

A los que vivimos la llegada de Felipe González a la Moncloa en 1982 con aquel atractivo lema del cambio, toda esta historia ya nos suena. Y parece que Podemos va por el mismo camino: ganar el centro con mensajes ilusionantes que después quedarán en poco o nada, defraudando a esa masa electoral que llevó al PSOE a gobernar España durante tanto tiempo. Por eso Podemos es el nuevo PSOE, porque tiene toda la pinta de que la historia se va a repetir, aunque no los plazos. El problema es que no hay tiempo que perder para afrontar unos retos que van a poner en cuestión muchos principios que creemos inmutables.

Y esos principios inmutables para economistas como Torres y Navarro, que son incapaces de ver la evidencia de que solo tenemos un planeta y no podemos explotarlo hasta el infinito para mantener un modelo que ya es evidente que está rozando los límites, son los que tenemos que dejar atrás si queremos que nuestra sociedad no acabe colapsando. A Vicenç Navarro ya se lo han dejado claro tanto el eurodiputado de EQUO, Florent Marcellesi, como el investigador Antonio Turiel, figura de referencia en España en el tema del peak oil, cuando respondieron a un artículo en el que atacaba las tesis del decrecimiento. De nada sirve que Pablo Iglesias haya firmado el Manifiesto Última llamada, si después plantea políticas que obvian lo que el propio manifiesto propone: “Esto es más que una crisis de régimen, es más que una crisis económica: es una crisis de civilización”.

En fin, mejor Podemos que el Partido Popular. Pero estamos perdiendo un tiempo valiosísimo en tomar medidas realmente efectivas para cambiar nuestra sociedad, unas medidas que, a día de hoy, solo plantea la ecología política que representa EQUO y que son las que pueden poner las bases, no para un retorno a la sociedad del despilfarro, sino para una sociedad más justa, igualitaria y realmente sostenible.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in cambio climático, Crisis, Democracia, Economía, Equo, España, Medio Ambiente, Peak oil and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *