El vergonzoso teatrillo del PSE

oscar-fernández-equo

A pesar de estar lejos de Vitoria-Gasteiz por motivos personales que no vienen al caso, el sábado pude vivir toda la intensidad de la constitución del Ayuntamiento de nuestra ciudad gracias a la comunicación con mis compañeras de EQUO y de Irabazi. Cuando todo parecía estar ya cerrado, las “circunstancias” quisieron que nuestro concejal Oscar Fernández ganase un protagonismo que nadie esperaba. Pero, ¿cómo se cambiaron estas “circunstancias”?

La mañana se inició con una Asamblea de Irabazi donde se tomó la decisión consensuada de que Oscar presentase su candidatura y se votase a sí mismo. Con eso se conseguía el objetivo tan ansiado por la mayoría social de la ciudad, sin tener que votar a un candidato de derechas, algo que no gustaba a nadie dentro de la coalición. Los números cuadraban y el pacto a nivel de Euskadi entre PNV y PSE garantizaba la alcaldía a Gorka Urtaran. En Irabazi todas estábamos de acuerdo en impedir que quien azuza el odio en nuestra ciudad tuviese la responsabilidad de gobierno. Hasta aquí, tranquilidad y tensión por ser el primer día de trabajo para nuestro concejal, que se estrenaba en estas lides.

Pero de repente salta la noticia: un “tamayazo” en Andoain a manos de un independiente hacía saltar por los aires el pacto PNV – PSE e Idoia Mendia rápidamente advertía que, en represalia, los socialistas se abstendrían en el Ayuntamiento de Vitoria. Eso dejaba la pelota en el tejado de Irabazi y de Sumando, que ya anunció que apoyaría a Urtaran. Claro, esa situación no se había contemplado en la Asamblea y no había tiempo material para convocar otra. Aquí es donde el WhatsApp echa chispas hasta que se toma la decisión que en mi opinión es la adecuada: se prioriza apartar a Javier Maroto de la alcaldía, aun teniendo que votar a un candidato de una opción política en las antípodas de lo que representa esta coalición entre Equo y Ezker Anitza. Se habla con Urtaran y se cierra el acuerdo literalmente en minutos. Y al final se consuma la votación con el resultado ya conocido.

El PSE venía sufriendo estos días numerosos ataques: que si ha pactado con Bildu, que deshonra la memoria de Fernando Buesa, etc. Ataques que aquí resultan absurdos, pero que en otros lares afectan la credibilidad del PSOE. Por eso se apostó por una maniobra de vieja política, probablemente con la connivencia de los jeltzales, que crearon una crisis en Andoain a través de un independiente (al que no pueden expedientar ni expulsar) y, gracias al efecto mariposa que debe existir entre la localidad guipuzcoana y la capital alavesa, los socialistas se lavaban las manos sobre cualquier pacto con Bildu o frente antimaroto. Otro cambio de cromos, aunque esta vez más mediática que política. La jugada consistía en pasarle el marrón al concejal de Irabazi, poniendo a la coalición en un brete, mientras los socialistas pasaban a recoger los beneficios de la jugada más adelante. De hecho, ya se habla de pacto de gobierno en el que pueden participar los de la rosa y el puño.

Y es que las casualidades no existen. Lo que paso el sábado por la mañana fue la escenificación de un teatrillo urdido para salvaguardar la imagen de un partido poniendo los focos en otro, obligándole a tomar una muy difícil decisión con un margen estrechísimo de tiempo. Que si, que eso es también la política, pero no es la política a la que nos guste jugar en Equo, ni lo que representa Irabazi como iniciativa social que pretende ser. Aquí se puede aplicar el dicho de las Vegas, pero adaptado a Euskadi: lo que pasa en Andoain, se queda en Andoain.

About José Luis Salgado Airas

Mi nombre es José Luis Salgado y vivo en Vitoria-Gasteiz. Soy periodista y trabajo en comunicación online como freelance.
This entry was posted in Alava/Araba, Equo, Euskadi/País Vasco/Euskalherria, Vitoria-Gasteiz and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *